lunes

VOLVER AL BLOG...

Llevaba ya muchos días sin postear, lo sé. No ha estado el horno para bollos, ni tampoco he tenido demasiado tiempo. Entre las lecturas de la uni, la visita de mi hermana and company, y alguna que otra “comedura” de coco por el ya “recurrente” tema, he estado un poco out. Ya se sabe, cuando la vida real te tiene ocupada, cuesta acordarte de la que tienes en el ciberespacio. ¿No os parece?

El caso es que anoche terminé (a falta de un repasillo y/o modificación de última hora), uno de los dos essays que tengo que presentar antes de volverme para casita el próximo 16 de diciembre. Y no os negaré que necesito una pequeña pausa de inglés antes de ponerme otra vez con las lecturas. Parece mentira lo que llega a agotar mentalmente tener que pasarte horas y horas leyendo en una lengua que no es la tuya.

He terminado con una reflexión de casi 900 palabras, sobre un texto algo soporífero de George Orwell en el que “se queja”, ya en 1946, sobre el mal uso que algunos escritores y periodistas hacen del inglés en el momento de escribir. Si levantara la cabeza y viera lo que hacen algunos periódicos gratuitos, de esos que te reparten a la entrada del metro alrededor de las 6 de la tarde, se daría cuenta de que sus “consejos” cayeron bastante en el olvido para algunos.

Pero no puedo cantar victoria todavía. Queda el más difícil. Analizar la película Chinatown de Roman Polanski e intentar enmarcarla en un par de teorías cinematográficas. El trabajo sería sumamente sencillo si tuviera que presentarlo en castellano o en catalán. Pero como parece que a este mundo hemos venido a pasarlas algo pu*** durante algunos (por no decir muchos) ratos, esa va a ser mi penitencia antes de las navidades: escribirlo en inglés, y que llegue a las 2000 palabras. Habrá que tomárselo con paciencia y pensar que una vez terminado, me esperan tres ricas semanas en casita, con los míos, pasando las navidades.

Para “evadirme” un poco del trabajo académico, me dio por conectarme a la que se ha convertido en una de mis grandes amigas en este país: la BBC Iplayer. Y buscando buscando, encontré un nuevo documental de dos episodios que empezó el sábado, en la BBC2. El título: “Alter Rome: Holy War and Conquest” y que reflexionaba sobre el avance del islam en confrontación con el imperio romano (ya en claro declive) y la tradición y religión cristiana. Imágenes de Egipto, Siria, Turquía, Francia y España, para ilustrar ese momento histórico que sin duda cambió el rumbo de nuestra cultura. Hasta ahí todo normal. Un argumento bastante atractivo para mi gusto. La sorpresa llegó cuando vi quien presentaba (y al parecer también escribió) el documental. No era otro que este señor:


Un tipo alto, desgarbado con una indomable melena rubia-peliroja que no es otro que el Mayor de Londres: el señor Boris Johnson. Me extrañó verlo tan “puesto” en temas como esos, y no pude evitar buscar información sobre él. Algo de luz encontré, pues resulta que estudió Clásicas.
Lo que sí me causó sorpresa es ver que un político de primera línea como él, estuviera al frente de una serie de dos documentales. Quizás es que por estas tierras eso es algo común y nada novedoso, pero para mí fue una sorpresa. Puestos a recordar (y si algunos sí lo hacéis, os agradeceré enormemente que me refresquéis la memoria) no me pasa por la cabeza ningún programa emitido en España, protagonizado, dirigido o realizado por un político de cierta importancia, aún en activo. Es más, intentando buscarle un correlativo político (por su tendencia ideológica claro está), no me imagino yo a Ruíz-Gallardón o a Rita Barberá, al frente de un documental sobre temas históricos o de enjundia. Será que esa es una de las muchas diferencias entre los políticos ingleses de tendencias derechosas, con sus homólogos españoles.

No me pondré ahora a analizar el tema. Porque no tengo ganas, ni tiempo y por supuesto, tampoco demasiado conocimiento sobre el tema. Lo que tiene ser una estudiante en Londres, es que a pesar de lo que muchos puedan pensar, te pasas más rato en tu habitación, bregando con la bibliografía y las limitaciones de tu inglés para expresarte en tus escritos, que “turisteando” y conociendo la “realidad” más inmediata de esta sociedad llena de contradicciones. Porque de momento, lo que sí empiezo a tener bastante claro, es que Inglaterra es un lugar lleno de cosas “difíciles de entender” para una mediterránea orgullosa de venir de donde viene…

2 comentarios:

missmole dijo...

En cada sitio tienen sus cosas y los ingleses siempre han sido especiales,jeje.

Igual con tu ayuda los acabamos entendiendo un poco mejor ...

Saludos!!

Carola dijo...

Soberbio post, hija. Qué ganitas de leerte tenía. Lo del político español dedicado a hacer documentales...esto...déjame pensar...quizá José Antonio Labordeta con su País en la mochila.
Sé cómo te sientes. También estuve fuera estudiando y tienes toda la razón, hija, me pasaba horas y horas delante de un montón de libros en vez de estar por ahí COMO SUELEN HACER LOS QUE VIENEN AQUÍ!
Besos españolitos.